26 de julio de 2012

jabón de lavanda

Después del éxito de mi primera experiencia como jabonera, me animé para hacer la primera compra de ingredientes para elaborar más jabones. Primero, tuve que dejar pasar la cuesta de enero, y después estuve dos semanas para elegir los distintos productos con los que quería trabajar y adaptarlos a mi reducido presupuesto. Los aceites esenciales son el apartado que más hace subir los costes de jabón, pero es un elemento muy importante ya que le confiere no solo su aroma, sino también importantes propiedades que se suman a los aceites que lo componen.
Este segundo jabón seguía siendo un clásico como el primero, y que yo tenia muchas ganas de hacer.
Utilicé colorantes por primera vez, y  aunque ponía en la etiqueta del colorante que hice servir que se podía utilizar para los jabones de proceso en frío, el resultado no me gustó en absoluto. También fue el inicio de utilización de otros aceites vegetales además de la base de aceite de oliva.




Ingredientes: Aceites de oliva virgen extra, coco, palma, palmiste, rosa mosqueta y germen de trigo, manteca de karité, dióxido de titanio, colorante cosmético, hidróxido sódico , agua destilada y aceites esenciales.
Sobreengrasado: 10%
Aceites esenciales:  Lavanda, lavandín y patchuli.


Aunque no me gustó su color, tengo que reconocer que ha sido uno de los jabones que más aceptación ha tenido, tanto por su aroma como por sus propiedades.
Mi asignatura pendiente, de momento, los colorantes. 

25 de julio de 2012

Mi primer jabón : de oliva, también llamado Castilla

Llevaba  mucho tiempo leyendo, aprendiendo, aquí y allá, hablando a los míos de esa especie de magia que había descubierto. Llegó un momento en que creían que había perdido el norte, y un día, mi marido me dijo: "Ya no quiero oírte hablar más de jabón, quiero que lo hagas"
Le dije que no tenia los ingredientes necesarios, pero era una excusa. Sabia que tenia que empezar a poner en practica tanta teoría que daba vueltas en mi cabeza. En el fondo tenia miedo de que no me saliera bien. 
Mi hija me ayudó, ella puso las flores de espliego en la parte baja y en la superficie siguiendo mis indicaciones.
Lo que se siente cuando ves que te está saliendo la traza por primera vez, no tiene precio, para todo lo demás, la tarjeta esa...  
¡Y aquel día empezó la aventura!



Ingredientes (de lo que tenia en casa): Aceite de oliva Virgen Extra, Hidróxido sódico, infusión de flores de espliego en agua destilada, leche de cabra, aceite esencial de limón. 
Sobreengrasado 10% Concentración del 33%
Para la línea más oscura del centro fundí una pastilla de jabón de glicerina del super con una cucharadita de café molido a modo de exfoliante. Más experimental, imposible. Resultado: Un jabón excelente. ¡Lo más terrible, la interminable espera de un mes para probarlo!
Por Navidad se lo regalé a mis hermanas que se quedaron atónitas cuando les expliqué que lo había hecho yo. Descubrí que me encantaba obsequiar mi especial trabajo a las personas que quiero.
Cuantas satisfacciones ya con el primero, y al mismo tiempo ¡cuantas ganas de aprender más!

24 de julio de 2012

LIDIA, el nombre





Lídia, su imagen, alguien a quien llevo en un sitio muy especial dentro de mi corazón, y que es la inspiración de mis jabones.