7 de mayo de 2013

Jabón de lavanda, eterno.




Es mi enésima versión de jabón de lavanda. La verdad, es que si la comparo con la primera, hay mucha diferencia, y también con todo lo que he aprendido desde entonces. Es bastante parecido a como lo había imaginado. Entre uno y otro, hay una versión muy especial que hice para una boda, del que ya os hablaré más adelante.
Requiere una laboriosidad considerable para tener este aspecto, y como siempre está pensado para mimar y deleitar la piel de toda la familia, en especial las pieles más secas y sensibles. Tiene una base de aceite de oliva virgen extra acompañado de aceites de coco, palma, palmíste y maíz, enriquecido con aceite de germen de trigo y manteca de karité  que le confiere una cremosidad especial. Está deliciosamente aromatizado con aceites esenciales puros de lavanda, lavandín y patchuli.
Disculpad que todavía no los hubiera pulido, pero es que mi impaciencia por hacer las fotografías me superó. Me encanta su aspecto. Espero que a vosotros también.






2 comentarios: